Hoy presentamos a Rosa

by - 8:00:00

¡Hola amores! Como ya sabéis, con los posts de esta primera semana pretendemos acercarnos a vosotras y que nos conozcáis mejor, que sepáis quiénes somos las personas que estamos detrás de este proyecto.
El miércoles os presentamos a Gabriela (si no habéis leído su post todavía os animo a hacerlo) y hoy es mi turno. Soy Rosa, y voy a intentar plasmar en unas líneas quién soy, y qué me ha llevado a adentrarme en este nuevo proyecto.


Siendo sincera, tanto en mi infancia como en mi adolescencia, siempre he sido bastante delgada. Con curvas y con forma, eso si, pero delgada. Mi problema realmente no era mi propio físico, si no la idea que yo tenía del mismo en mi cabeza, que me ha llevado a sufrir mucho a lo largo de mi vida.
Soy una persona muy perfeccionista, (demasiado diría yo) y siempre he tenido una personalidad muy obsesiva. Nunca he estado contenta con el resultado final de algo que yo hacía, porque siempre he pensado que podía hacerlo mejor. Y con mi físico no iba a ser menos.


Aunque no lo reconociera, siempre he querido alcanzar el ideal de belleza que por desgracia hoy en día nos quieren imponer por todas partes, parece que si no cumplimos con unos estándares o con unos cánones, somos menos válidas (nada más lejos de la realidad) y esa búsqueda me llevó a obsesionarme muchísimo, hasta el punto de permitir que mis pensamientos controlasen mi vida. Como he dicho antes, no voy a negar que este hecho me ha llevado a sufrir mucho.
Cuando rondaba los 20-25 años me mantenía delgada sin hacer ningún tipo de esfuerzo, y no llevé nada bien el cambio que empezó a experimentar mi cuerpo cuando me acercaba a los 30. Ya no era una adolescente delgada, ahora era una mujer con curvas, con cuerpo de mujer, y esa imagen no me gustaba nada porque no me reconocía a mí misma en ella. Y luché mucho contra ella, pasándolo mal yo y las personas que tengo cerca, que tenían que aguantar mis obsesiones, mi depresión y mi mal humor continuo. Para mi fue muy triste ver que en las tiendas donde yo siempre he comprado mi ropa, ya casi no había tallas para mí. ¿Cómo puede ser que la cintura de una talla 40 mida poco más que una cuarta? El problema no es la talla, al fin y al cabo hoy por hoy es imposible y una tontería guiarse por eso, ya que cada vez son más pequeñas. El problema es la obsesión a la que un simple número puede llevarte.


Volviendo a las tallas, por ejemplo, tengo pantalones en mi armario de la misma talla, y ninguno mide igual. Incluso tengo algunos de tallas más pequeñas que son más grandes que otros de tallas superiores. Es una locura. La pregunta es, ¿porqué tiene que afectarnos tanto esto, que a fin de cuentas, es una soberana tontería?
En mi caso, me ha costado mucho aceptarme y tomarme bien el comentario típico de la gente de: "te has puesto muy mujerona". Me encanta cuidarme y sentirme guapa, eso si, pero hoy por hoy he aprendido a quererme y a valorarme, y me siento bien tal y como estoy. Me da igual que mi pantalón sea de la talla 40 o de la 42. Me gusta, me queda bien, y me lo pongo, punto. No voy a reducir mi vida o mi felicidad a un número. Aunque la trayectoria hasta llegar a esta conclusión haya sido larga.
Echando la vista atrás me doy cuenta de que realmente nada era tan importante como yo lo quería hacer ver, nadie me veía mal, era yo la única que lo hacía.


Creo que a fin de cuentas, la felicidad es una decisión personal. Y lo que tengo muy claro, es que la persona con la que más tiempo vamos a pasar en nuestra vida, es con nosotros mismos, así que no quiero estar en guerra continua con mis propios pensamientos. A día de hoy me gusto, me quiero, me valoro, me siento una mujer guapa y sexy, y no pretendo competir con nadie en este aspecto. Así es como soy y me gusta.
Por ese motivo he empezado este proyecto junto a Gabriela. Porque las 2, cada una desde nuestra experiencia, hemos ocupado demasiado tiempo en frenarnos a nosotras mismas. Así que lo que toca ahora, es agarrarnos de la mano y volar. Volar juntas en esta aventura.








Quizá también te guste

19 comentarios

  1. Hola, y encantada de conoceros (o mejor dicho, de volver a encontraros :)
    Me gusta mucho el rumbo que dais al blog, no me perderé vuestras entradas.
    Mis hijas son también niñas gorditas y, como contáis, ya ha sufrido que alguien les diga "gorda" como algo negativo, no aceptado, insultante. Como si por ser gordas no pudieran ser valientes, preciosas, responsables, inteligentes y bonitas. Así que les hago tomar conciencia de ello siempre que puedo porque vivimos en una sociedad que da asco en ese, y en muchos otros sentidos.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que estemos de nuevo en contacto por aquí!Es cierto lo que dices, es muy triste que se desprecie a una persona por una cosa que realmente no es importante, sin fijarte en cómo es esa persona en realidad. Lo bueno es que poco a poco creo que vamos teniendo un poco más de conciencia en este sentido. Todavía queda mucho por hacer, pero creo que empezamos a ir por buen camino. Besitos!

      Eliminar
  2. Encantada de conocerte un poco más y de estar otra vez en contacto
    Me ha gustado mucho el post
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado el post. Muchos besos guapa!

      Eliminar
  3. Tienes toda la razón. La felicidad es una decisión personal y muchas veces sufrimos inseguridades, nos agobiamos, no somos realistas y nos dejamos influir por los demás, por lo que se lleva, por un standar de físico... Y eso duele.
    Me gusta muchísimo este enfoque porque la belleza esta en los ojos del que mira. No en una talla, un peso o una altura. Somos más que eso.
    Un besito muy fuerte!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, sufrimos de más por cosas que deberían importarnos menos... Por eso lo digo, la felicidad es una decisión, está en nuestra mano que las cosas nos afecten en la medida justa. Besitos guapa!

      Eliminar
  4. Lo de las tallas en las tiendas es un cachondeo, la misma tarde me he probado pantalones en distintas tiendas y en unas me iba una 34 y en otras una 40, que manera de manipular sobre todo a las jovencitas que están en una edad en la que les preocupa mucho lo que piensen de ellas. Un beso y encantada de conoceros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo! El tema de los tallajes es un caos... yo incluso tengo un pantalón del mismo modelo pero en colores diferentes, y uno me queda ajustado y el otro ancho...... si dejamos que esto nos afecte, nos acaba volviendo locas. Besos!

      Eliminar
  5. Holaa! Encantada de conoceros :)
    Muchas gracias por pasaros por mi blog, me quedo de seguidora para no perderme nada
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola! Encantada de conocer vuestro blog. Me ha gustado mucho el post y el tema que tratas. Es exagerado la influencia de los medios en lo referente a la imagen femenina, y es una pena porque absolutamente todas somos preciosas! Te veo guapísima.
    Espero vuestra opinión en mi último post, besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario! Es cierto que nos influyen más de lo que deberían. Besos

      Eliminar
  7. Me paso por aquí para saludar, y quedarme ¡Un placer conoceros!
    Espero leer muchos más post y llevarme buenos consejos de moda, que falta me hacen!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Que bueno conocerte un poco mas, besos!!

    ResponderEliminar
  9. Pues despues de leer todo esto solo me queda decirte que me ha dado muchisima pena, espero de aqui en adelante aprendas a lidiar con estas cosas porque sino es asi lo vas a pasar fatal, jamas me ha pasado nada patecido, al contrario que tu no soy nada perfeccionista me parece aburrida y ademas creo que no existe!!! Ja ja ja, por otra parte siempre me he querido.mucho a los 20 y ahora con 61 asi que espero que por tu bien ¡¡Aprendas a hacerlo!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar